menú del día
Home / , / Calderonismo panista
Calderonismo panista
Por:  / 5 abril, 2017
Comparte

¿Por qué Felipe Calderón insiste en ponerle su nombre propio al PAN? ¿Acaso no se da cuenta que cada vez que habla o hace acto de presencia en el escenario político tiene más consecuencias negativas para su esposa Margarita Zavala y el partido donde milita? El calderonismo no ayuda a nadie y menos en el Estado de México donde la candidata panista Josefina Vázquez Mota va contra corriente frente al priista Alfredo del Mazo, con la cartera más rápida para repartir dinero y con Delfina Gómez impulsada por el lopezobradorismo.

Calderón no ayuda ni con sus chistes que quieren ser irónicos y sólo reflejan una personalidad densa y dañina como el elemento químico más pesado de la tabla periódica: el osmio.

Josefina Vázquez Mota debería pedirle públicamente a Felipe Calderón que mejor no hable si se va a referir a algún tema de la campaña por la gubernatura del Estado de México.

La burla que hizo recientemente con el nombre de la candidata de Morena, Delfina Gómez, preguntando si es nombre propio, y dejando entrever una crítica a López Obrador, generó un impacto negativo tan fuerte en contra de él, su partido y Vázquez Mota, como no podría haberlo hecho un ataque de los otros contendientes.

La burla es burda y no tiene nada que ver con la ironía, que es la inteligencia. Es evidente que a Calderón la falta cordura y le sobra soberbia.

Así lo mostró cuando fue presidente con sus frases imborrables, como llamarles “perdidas colaterales” a las víctimas de la guerra contra el narcotráfico que él declaró en el 2006. O cuando trató con desdén a los integrantes del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad cuando le pidieron que cambiara su estrategia militar de combate al crimen organizado porque sólo estaba generando más violencia, muerte y corrupción.

Hoy quisiera borrar esas frases como lo intentó hacer cuando negó haber dicho que declaraba la guerra al narcotráfico a pesar de que sus declaraciones quedaron grabadas en audio y video.

Felipe Calderón intentó hacer lo mismo con el tuit que escribió el pasado lunes: “¿Delfina es nombre propio? ¿O así le dicen por cómo la trata quien la nombró y es su jefe?”. Lo borró de su perfil sin tomar en cuenta que esas son precisamente expresiones imborrables, que se quedan en la ciudadanía porque reflejan el carácter y la idiosincrasia de quien las emite.

Con estas desafortunadas expresiones, Calderón sigue sumando negativos para quien podría decirse que sí es su “delfina”, su esposa Margarita Zavala, a quien intenta apuntalar como su heredera política primero como candidata y luego como presidenta de México en las elecciones del 2018.

Las palabras tienen una responsabilidad y a Calderón como a otros políticos se les olvida este principio básico. Así que mientras siga hablando o escribiendo, el panista no ayudará ni a su partido, ni a Josefina Vázquez Mota ni tampoco a su esposa que sueña con sentarse en la silla presidencial.

Deja un comentario
Te puede interesar
Lo más reciente
tenemos una cita
Suscríbete
Recibe nuestras más recientes noticias vía E-mail.