menú del día
Home / / Pese a alerta de género, en Edomex crímenes contra mujeres se siguen acumulando
Pese a alerta de género, en Edomex crímenes contra mujeres se siguen acumulando
Por:  / 17 octubre, 2016
Comparte

Myaabogados

Aun cuando el Estado de México fue la primera entidad donde se declaró la alerta de género a causa de la violencia feminicida, pero solamente gracias a que dos organizaciones civiles derrotaran en juicio al gobierno federal, esos crímenes siguen acumulándose, aseveran activistas, quienes también han dado a conocer que no se les da seguimiento a las obligaciones que la alerta implica para las autoridades estatales.

El 30 de septiembre pasado, al comparecer ante el Congreso local con motivo de la glosa del quinto informe del gobernador Eruviel Ávila, el procurador general de Justicia mexiquense, Alejandro Gómez Sánchez, expuso que del 1 de enero al 23 de septiembre del presente año su dependencia abrió 56 carpetas de investigación y calificó 176 delitos como feminicidios, es decir, casi se registró uno de estos crímenes por día.

Lo cual equivale a que pese a la activación de dicha alerta, en 2016 se han cometido nueve asesinatos de mujeres más que en el mismo periodo de 2015. A esto se suma que en los últimos meses se han extraviado 881 mujeres en el Estado de México.

De acuerdo a la revista Proceso, el pasado lunes ciudadanos protestaron en Naucalpan por el asesinato de Karen Rebeca Esquivel Espinosa, de 19 años, y Adriana Hernández, de 52, quienes fueron desaparecidas el 22 de septiembre y cuyos cuerpos se localizaron tres días después, ocultos en maletas.

María de la Luz Estrada Mendoza, coordinadora del área de Género del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), señala a Proceso, que los índices de este delito se han incrementado porque el gobierno federal no vigila que los gobiernos estatales cumplan las recomendaciones de la alerta ni establece tiempos para que las acate.

Así explica que, en el “tortuoso” caso del Estado de México, el 8 de diciembre de 2010 la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH) y el OCNF presentaron ante la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (Conavim) la solicitud para que se activara la AVGM.

Las organizaciones civiles argumentaron que de 2005 a 2010, periodo en que Peña Nieto gobernó la entidad, se registraron mil tres feminicidios, y en seis de cada 10 de ellos los asesinos ejercieron un alto grado de violencia y les causaron a las víctimas daños como traumatismo craneoencefálico, heridas punzocortantes y asfixia.

Los casos se concentraron en 10 municipios: Ecatepec, Netzahualcóyotl, Tlalnepantla, Toluca, Chimalhuacán, Naucalpan, Tultitlán, Ixtapaluca, Valle de Chalco y Cuautitlán Izcalli, que también aparecen en los primeros lugares en denuncias por violación sexual, pues suman 62.6% de las 4 mil 773 registradas en el estado en año y medio.

Es decir que, de los mil tres feminicidios registrados de 2005 a 2010, cuando las organizaciones civiles solicitaron la AVGM, en 522 casos se desconocía al responsable y el móvil del crimen. La autoridad argumentó “la falta de elementos para perseguir a los culpables y el desconocimiento de la identidad de muchas de las víctimas”.

Así fue que la CMDPDH y el OCNF solicitaron la declaratoria en diciembre de 2010 en el estado. Sin embargo, en la sesión extraordinaria del 11 de enero de 2011 el SNPASEVM se negó a activarla. Estrada Mendoza señala a la revista que la dependencia de Gobernación emitió un acuerdo que no estaba debidamente fundado y motivado, “anteponiendo intereses políticos por encima de la vida, libertad y seguridad de las mujeres”.

En 2011 se registraron 282 asesinatos de mujeres en territorio mexiquense y aumentaron cada año hasta llegar a 396 en 2015; es decir que  desde 2010, cuando se solicitó la activación de la AVGM, hasta la fecha, se han documentado 3 mil 448 feminicidios. También en ese año, se reportaron 569 ­desapariciones de mujeres, 62% de las cuales tenían entre 10 y 20 años. Las autoridades estatales afirman que sólo desconocen la identidad de 99 víctimas de feminicidios registrados de 2005 a 2010, pero ese dato no es confiable porque no corresponde con la información proporcionada sobre el origen de las víctimas, donde la autoridad admite que lo desconoce en 105 casos.

Además, las autoridades ignoran quiénes son los responsables en 56.72% de los crímenes de ese periodo. “Sólo identificaron a los asesinos que eran conocidos de la víctima”. El 24 de abril de 2014, Gobernación y el gobierno mexiquense agotaron sus argumentos para negar la activación de la alerta y aceptaron que existe violencia ­feminicida.

15 meses después, el 31 de julio de 2015, se emitió la declaratoria de procedencia de la AVGM. “No es el informe que esperábamos”, menciona Estrada Mendoza, aunque reconoció que existe un problema de feminicidio y falta de investigación. “Además, fue la primera declaratoria en el país que reconoció el problema de mujeres desaparecidas. Es importante que la autoridad lo admita porque, de lo contrario, no hay manera de generar mecanismos de prevención y de búsqueda.”

Además, asegura que los gobiernos federal y estatal se niegan a la alerta, porque “lo asocian a Ciudad Juárez, Chihuahua, que durante años se situó en el primer lugar en feminicidios”. También porque “hay un tema de machismo, pues los gobernantes aseguran que protegen a las mujeres. Consideran la alerta como una corrección a la política pública y que implica revisar a profundidad las fallas de un sistema en atención, prevención y sanción”.

Además Estrada comenta que, “para una autoridad es duro que le digas que tienes un problema grave de desaparición y asesinatos de mujeres en la cual puede estar implicado el crimen organizado, no sólo la violencia doméstica.

La autoridad prefiere invisibilizar el problema o afirmar que realiza todas las acciones para erradicarlo, pero las estadísticas muestran que en México cada día un promedio de siete mujeres son asesinadas y otras tantas desaparecen.”

Señala que la autoridad se limita a recomendar la publicación de un protocolo que todo el mundo va a tener, pero eso no mejora la investigación ni reduce los feminicidios.

“En el Estado de México revisamos expedientes que se tienen en reserva desde el período de Peña Nieto y de Eruviel Ávila, cuando la autoridad estaba acostumbrada a que sólo entregaba números. Ahora le exigimos indicadores de resultados, es decir, debe mostrar cuáles fueron los cambios que emanaron de los expedientes, de cada una de las reservas y metodología de la debida diligencia y perspectiva de género. De todo eso tomamos una muestra para ver si lo que hicieron es real.”

Estrada asegura que el incremento de la violencia de género, el feminicidio y la desaparición con todo y la AVGM en el Estado de México, es por problemas estructurales y graves fallas de impunidad.

Ya que, comenta al semanario, “el estado tiene una actuación discriminatoria. No hay una metodología de investigación, no hay mecanismo de búsqueda de mujeres y dejan pasar hasta 48 horas antes de empezar a ­localizarlas: argumentan que se fugaron con el novio, cuando documentamos que el ‘novio’ es un enganchador”.
A esto se suma que, dice la especialista, que la policía no investiga los casos en un país que tiene alto índice de criminalidad, “en el que a las mujeres no sólo las matan sus parejas, sino también el crimen organizado.”

Myaabogados

Deja un comentario
Te puede interesar
Lo más reciente
tenemos una cita
Suscríbete
Recibe nuestras más recientes noticias vía E-mail.