menú del día
Home / / En ataque a equipo Avispones, presencia de policía federal no fue tomada en cuenta por PGR: GIEI
En ataque a equipo Avispones, presencia de policía federal no fue tomada en cuenta por PGR: GIEI
Por:  / 25 abril, 2016
Comparte

myaconventas

 Esta semana el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Luis Raúl González Pérez, dio a conocer ante los integrantes de la Comisión Especial de Ayotzinapa, de la Cámara de Diputados, que la Procuraduría General de la República (PGR) no ha investigado los bloqueos policiacos en las carreteras federales Iguala-Huitzuco e Iguala-Taxco, donde más de 15 diligencias ministeriales indican la presencia de agentes de seguridad.

Según testimonios y pruebas obtenidas por el GIEI para su segundo informe de la investigación sobre el paradero de los 43 normalistas, en el caso del ataque al equipo de fútbol los Avispones, tras salir hacia la carretera para dirigirse a Chilpancingo, el autobús y los coches de los familiares que les acompañaron se encontraron numerosos vehículos parados. Varios de los responsables del Club señalaron que vieron patrullas de la policía municipal que se adelantaron.

Fue así como reconocieron un bloqueo de la salida, aparentemente por un vehículo estropeado que poco después se liberó de forma extraña según los sobrevivientes, a esto se le suma que quienes estaban deteniendo el tráfico y desviándolo, no eran patrullas municipales sino de policía federal.

Al desviarse vehículos, una patrulla de policía federal iba en esa caravana, mientras otra se quedó en el lugar donde seguían retenidos diversos vehículos, incluido el autobús Castro Tours del equipo de Los Avispones.

Así es como todos los testimonios coinciden en señalar la presencia de policía en dicho retén, y del paso de policías municipales por la zona. Además, dos testigos señalan quehabía también policía federal y que se desviaría tras una patrulla federal hasta la caseta de Iguala.

Según los miembros del equipo de fútbol, estuvieron cerca de 15 minutos parados en dicho retén de policía2, antes de seguir adelante. Poco después, a la salida de Iguala, el autobús de los Avispones pasó por donde se encontraba el autobús Estrella de Oro 1531, detenido por la policía municipal de Iguala y donde los normalistas habían sido bajados, golpeados y detenidos hacía poco menos de una hora.

Ahí fue cuando los futbolistas vieron las luces de las patrullas al pasar. La última llamada de David Evangelista a su mamá se dio a las 11:32 de la noche, tras pasar el retén de la policía municipal. Eran las 11:32 h, nunca se me va olvidar la hora porque yo vi la hora en la que mi niño me marca y veo el número y dije ¡David! hablándome a esa otra y me sorprendió porque se supone que ya venían en carretera donde no había señal y me dice: –Mamá, ya vamos –me dijo así–, ya pasamos el retén. Le dije yo: ¿Retén? –Sí, mamá, nos detuvieron aquí como diez o quince minutos, pero ya acabamos de pasar. RE, mamá, Los Avispones.

Luego de aquel momento, en la zona del cruce de Santa Teresa, fueron objeto de tres ataques concentrados en el tiempo. Mientras un coche con los primeros familiares que se habían adelantado pasó por la zona sin ningún problema, otro que venía unos minutos después se encontró con el primero de dichos ataques.

Cuando dicho vehículo llegó cerca del cruce se Santa Teresa4, escuchó y vio los disparos, y observó que un taxi tipo Tsuru de la ruta Iguala-Chilpancingo venía de reversa tratando de esquivar las balas, y dos de sus ocupantes habían sido alcanzados por los disparos. Los ocupantes de dicho vehículo trataron de auxiliar a los heridos, es decir, al taxista y a una mujer que ya había fallecido por un disparo en el cuello.

Una vez que se detiene el taxi, se baja una persona del sexo femenino que venía en el asiento delantero, la cual corrió hacia nosotros gritando que la ayudáramos porque estaba herido el chofer y la señora que venía en los asientos traseros del taxi. En ese momento nos bajamos e inmediatamente nos dirigimos hacia el asiento trasero del taxi, en donde estaba una persona del sexo femenino como de unos cincuenta años de edad, la cual tenía una bala en el cuello y en su rostro,  estaba agonizando, por lo que en esos momentos marcamos a los servicios de emergencia 089 y 066, sin lograr tener éxito a pesar de que les decíamos la ubicación en donde estábamos, sin embargo, fueron omisos y como a los diez minutos murió la señora del taxi. Versa un testimonio.

Los familiares de los deportistas intentaron detener el camión donde iban los jóvenes, a fin que no llegaran al lugar donde se perpetraba la violencia, pero fue imposible, así cuando llegaron al escenario del cruce fue atacado por un grupo equipado con armas largas, identificado por alguno de los sobrevivientes como policías y otros como hombres vestidos de negro encapuchados.

Según el relato de otros sobrevivientes, se dieron varias ráfagas contra el autobús, primero laterales y luego de frente. “Fue donde ya mataron a David Josué y nos dieron a varios. Migue recibió cinco balazos, es el que más balazos recibió y pues yo creo que después del “Zurdito”, estaba el preparador físico, le alcanzaron a dar un rozón en el ojo, le atravesaron la nariz, le fracturaron un brazo y yo creo que fuimos los más graves en ese momento, con un servidor, que dos balas me atravesaron el abdomen y también el hígado. Ahí lo grave fue que me estaba desangrando, nos estábamos desangrando y no recibimos la atención”. Se cita en el informe a PR, equipo Los Avispones. Los ocupantes del vehículo, equipo directivo y jugadores se tiraron al suelo, después que los atacantes se fueron, salieron del autobús huyendo en medio del pánico.

Tras el ataque, los autores se retiraron en sus vehículos. Tanto sobrevivientes de LosAvispones, como otros sobrevivientes de los hechos y heridos señalan que se trataba devehículos de policía. “Eran camionetas, veo las llantas altas, los tubos, las direccionales, las torretas, la carretera y las veo de espaldas. Yo las vi aquí y luego acá, cuando van de lado, la primera camioneta va dando vuelta y la última le da el reflejo y es inconfundible, era una camionetaEra un convoy como de 4 camionetas y se fueron para Santa Teresa. Está la recta y por el tamaño de las llantas, ves que son camionetas”. JL, equipo Los Avispones.

Uno de los directivos del club que trabaja en el ayuntamiento de Chilpancingo envió unmensaje a otros funcionarios del municipio: infórmenle al presidente que nos acaban de atacar a balazos y tenemos gente herida de Los Avispones. Para confirmar lo sucedidoenvió varias fotos de los heridos por el teléfono. La primera foto después del ataque fuetomada a las 11:54:43, luego otras de los heridos a las 11:54:48 y a las 11:56:31. Tras eso,el presidente municipal llamó a FS por teléfono: me llama de su teléfono el presidente. ¿Qué pasó? Nos acaban de atacar, así, así y así le conté. Y él me dijo: Fueron policías, ¿verdad?Creo que ya sabían que había mucho problema ahí con ellos.

Un tercer ataque se dio casi en el mismo momento, contra un camión y otro taxi, en el que circulaban varios maestros sindicalistas que se dirigían a Chilpancingo después de haber dejado a uno de sus compañeros en Iguala, cuando pasaron por la misma zona del cruce6. En dicho ataque resultaron heridos dos ocupantes del taxi y, según su testimonio, probablemente uno de los ocupantes del camión, quedando detenidos ambos pocos metros adelante del autobús atacado.

Sobre los ataques, el C-4 afirmó que a las 23:43:40 se pasó reporte a la Policía Federal del ataque: “se hizo conocimiento a la comisaría de la Policía Federal sector caminos de Iguala. Recibido el oficial Esquivel. El cual manifestó que mandará a una de sus unidades a verificar el reporte”. Sin embargo, en el documento de puesta a disposición del autobús atacado se indica que fue a las 00:00 horas de ese día, cuando se recibió llamada en la guardia de la Policía Federal de la Estación Iguala, por parte del C. Policía Acreditable del Estado ENH, despachador del C-4, lo cual no coincide con el propio registro del C-4. Según los datos del registro de grúa que señalan que la llamada para el servicio se habría dado a las 00:00 h9 y según de los testigos, la llegada se habría dado poco después de los hechos, cerca de las 00:00 h y no a las 00:20 h.

A su vez, testimonios de los policías federales proporcionados al GIEI o incluidos en el expediente no se hace referencia a que la propia policía federal hubiera realizado retén alguno a la salida de la ciudad, tal y como fue descrito por los familiares, o que tras salir para la zona de Santa Teresa hubieran pasado por el lugar donde estaba el autobús Estrella de Oro 1531 que habría sido destrozado por la policía, ni por el retén de la policía municipal de Iguala y que estuvo instalado al menos hasta cerca de las 02:00 horas.

Las familias relatan que aun cuando familiares y jóvenes deportistas heridos pidieron ayuda al ejército, los elementos solamente se burlaron de ellos y aseguraron que no podían hacer nada porque necesitaban una orden, ya que hasta el momento no estaba bajo su jurisdicción.

myaconventas

Deja un comentario
Te puede interesar
Lo más reciente
tenemos una cita
Suscríbete
Recibe nuestras más recientes noticias vía E-mail.