menú del día
Home / , , / Un sábado difícil
Un sábado difícil
Por:  / 11 abril, 2016
Comparte
 
El 9 de marzo de 2016 fue un mal día para los planes ocultos del gobernador poblano Rafael Moreno Valle Rosas. Y, paradójicamente, fue un  día que podría salvar la integridad de “su” candidato.
 
Pero vayamos por partes.
 
Primero. Son las tres de la tarde del sábado, y una persecución vehicular termina en un tiroteo que deja el saldo de dos individuos muertos y dos heridos, sobre la siempre transitada 11 Sur, casi enfrente de la caseta de vigilancia de la unidad habitacional Agua Santa.
 
Un dato a tomar en cuenta es que antes de que los responsables de Seguridad Pública de Puebla y que las redes radiofónicas oficialistas poblanas lo hicieran, fue en Twitter, Facebook e incluso Instagram donde ya circulaban fotografías, videos e interpretaciones verbales de los testigos del hecho.
 
En decenas de testimonios queda descartado el intento de asalto, y en todas hay una precisión de agresión directa en contra de las víctimas, según los testigos del tiroteo.
 
Segundo. Con base en estos videos, con todo y la presencia de un par de patrullas y dos agentes de seguridad, nunca es acordonada el área, nadie impide el paso de la gente, algunos se acercan como si nada al escenario del atentado, pasan motociclistas curiosos, vendedores de pan o tortillas, y pasan minutos sin que nadie instale un cordón de seguridad.
 
El dato no es intrascendente. En recientes entrevistas a modo “concedidas” por el gobernador poblano a medios oficialistas, reconoció que “a veces” se han cometido errores en los protocolos de seguridad e investigación de “hechos lamentables”. Todo parece indicar que esos “errores” fueron repetidos el sábado pasado. Esto es, que no hay intención ni voluntad del gobernador por solucionarlos.
 
Tercero. Roxana Luna —candidata del PRD a la gubernatura de Puebla— transita sobre la 11 sur minutos más tarde.
 
Metros antes del escenario del violento incidente, le impiden el paso. Si bien el video grabado por el senador Luis Sánchez no termina de convencer del todo que hubiera un intento de agresión directa contra ella, nuevamente el protocolo de seguridad, en este caso de la policía ministerial, falla: por qué supuestamente los ministeriales no estaban enterados del paso de la candidata.
 
Si hay algo que Rafael Moreno Valle Rosas presume y amenaza en sus comentarios de sus reuniones diarias de seguridad es que él “a todos los ve”, refiriéndose a su propia gente y a sus adversarios políticos. Es obvio que él no los ve directamente. Para eso tiene a un equipo muy bien pagado de dar cuenta minuto a minuto de esta información.
 
Entonces, si el gobernador de Puebla tiene gente experta que a todos ve y a todos sigue en tiempo real: por qué no le informaron del paso de la candidata perredista que, “cercada” de esta manera con una ejecución enfrente, podría armarle un escándalo circunstancial electoral, como finalmente terminó siendo.  
 
Cuarto. Como el mismo Moreno Valle lo reconoce, no tiene equipo. Y como él mismo lo ha manifestado, si él no hace las cosas, todo sale mal.
 
En este caso, tiene toda la razón, pues en ese afán de congraciarse con el jefe, en lugar de atender un nuevo hecho no aislado de seguridad pública en Puebla, todos sus voceros decidieron centrar sus ataques a la versión de Roxana Luna.
 
Surge entonces el negrito en el arroz morenovallista: un tal Aldo de la Barreda, vocero de cierta dependencia estatal, califica de “ridícula” a la candidata perredista (vía Twitter). Y aludiendo a la jornada electoral de Roxana de “barrer” la corrupción que caracteriza al actual gobierno poblano, el tal Aldo le ordena con un mal sarcasmo: “mejor ponte a barrer”.
 
Viniendo de un vocero oficial, el calificativo “ridícula” resultó ofensivo, innecesario… y ridículo.
 
Y la frase “mejor ponte a barrer” pintaron al tal Aldo como un macho clasista, misógino, arrogante, con complejo de “nuevo rico” y, en opiniones mayoritarias, de potencial Porky veracruzano, como muchos lo reprodujimos en redes sociales.
 
Ya no hablar de la siempre sumisa respuesta del fiscal Carrancá.
 
Y bueno, de Javier Lozano Alarcón, ya ni reírse o citar sus declaraciones.
 
Quinto. Con toda la mala fe, Rafael Moreno Valle Rosas se mantiene indiferente a la contienda electoral con la esperanza que el duelo Chong-Beltrones beneficie naturalmente a su candidato a la minigubernatura.
 
Y es que sabe que un escenario electoral adverso y cargado de inseguridad lo favorece pues al final de las cuentas tendría la posibilidad de culpar a alguien de una probable derrota.
 
Pero…
 
Todo indica que sus candidatos pueden perder. Menos él.
 
“El señor es capaz de todo”, revela una fuente cercana a los encargos sucios del gobernador de Puebla.
 
Y todo lo que vemos es una suerte de ensayos de un crimen.
 
Acorralado ante la eventualidad de una votación desfavorable pero, lo peor, ante un repudio popular activado en su contra, Moreno Valle podría recurrir a su victimización.
 
Un escenario que no debe de perder de vista Antonio Gali Fayad.
 
Lo sucedido el difícil sábado 9 de abril es un importante aviso para él.
 
© Adolfo Flores Fragoso
Deja un comentario
Te puede interesar
Lo más reciente
tenemos una cita
Suscríbete
Recibe nuestras más recientes noticias vía E-mail.