menú del día
Home / / Con golpes en el estómago y un arma en la boca, lo obligaron a declararse culpable; tortura policiaca aumenta en SLP
Con golpes en el estómago y un arma en la boca, lo obligaron a declararse culpable; tortura policiaca aumenta en SLP
Por:  / 6 abril, 2016
Comparte

myaconventas

“El joven estaba en su domicilio aquella tarde, en la localidad de Chiquinteco del municipio de Tampamolón Corona, San Luis Potosí, cuando agentes de la Policía Estatal los detuvieron, para después llevarlo a las inmediaciones de la Presidencia Municipal.

Pero no estuvo ahí durante mucho tiempo porque lo trasladaron de inmediato a un predio cerca de un arroyo, lo bajaron de la unidad de policía y lo cubrieron con una colchoneta para comenzar a golpearlo.

Enseguida, los policías le preguntan sobre las fotografías que había tomado a las oficinas de la policía ministerial, y al decirles que no sabía, volvieron a golpearlo con un palo en las piernas y glúteos. Después de esto le colocaron una bolsa en la cabeza, le taparon la nariz al tiempo que un policía le pegó en el estómago con su rodilla.

Finalmente lo llevaron cerca de la base de la Policía Ministerial donde le dijeron que lo iban a dejar ir pero que no dijera que había sido maltratado”. Fragmento de testimonio de víctima obtenido por Revolución TRESPUNTOCERO.

“Los golpes, es una de las agresiones más denunciadas, los cuales pueden ser con las manos, puños, o con diversos objetos como pueden ser tablas, cables telefónicos, palos forrados con cinta canela, y pueden ser en espalda, piernas, estómago, brazos y cabeza; la extenuación física, cada vez es más usada, obligando a la persona a permanecer en una postura anómala.

En cuanto a la básica asfixia, ésta va acompañada de bolsas de hule, privando a la persona de oxígeno, el tiempo no está determinado, incluso se ha llevado a la víctima a la pérdida del conocimiento y casi la muerte, introducción del cañón de una pistola a la boca de la persona, lo cual es tortura física y psicológica. También se usa artefactos eléctricos para dar electrochoques en todo el cuerpo, pero principalmente en las partes intimas, en muchas ocasiones esos tratos inhumanos llevan a la muerte, el policía no mide, pareciera que realmente se ha creído que frente a él tiene al más peligroso de los delincuentes y que la violencia cambiará las circunstancias, esto sucede por distintos factores, pero principalmente porque el policía (en su mayoría) no tiene humanismo, es un hombre con carácter violento y características delincuenciales, provocando así la tortura”, explica a este medio, Rodrigo Vidal, especialista en violencia policiaca y colaborador de la OMCT.

Violencia física, psicológica, incluso sexual y humillación, son algunas de las conductas por las cuales fueron denunciados policías ministeriales y estatales ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), por parte de sus víctimas, en agresiones registradas en San Luis Potosí, una entidad que desde 2012 ha sido señalada por organismos civiles, como una de las que ejerce con mayor frecuencia la tortura policiaca.

z2 (1)

La CEDH también ha informado que las denuncias que ha recibido, son referentes a casos en donde la mayoría de las víctimas han señalado como sus agresores a agentes del orden como responsables de la práctica de abusos, maltratos y torturas. Durante 2015 dichos testimonios dieron paso a tres recomendaciones de la Comisión hacia las dependencias encargadas de la seguridad y el orden.

Siendo la mayores receptoras de estas recomendaciones, las corporaciones de seguridad pública estatales y la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE). Según los datos de la CEDH en 2015, la Policía Ministerial, la Dirección General de Seguridad Pública del Estado (DGSPE) y la PGJE acapararon la mitad de las 38 recomendaciones emitidas por el organismo: la Procuraduría recibió 10, la DGSPE, 6 y la Ministerial, tres. En materia de denuncias, la CEDH tiene registradas 201 para la PGJE y 178 para la Ministerial.

Uno de los casos recientes y emblemáticos, que derivaron en recomendación para la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, la Procuraduría General de Justicia del Estado y la Dirección de la Policía Ministerial, recuerda el especialista, fue por tortura hacía un hombre, del cual acusaron de haber desaparecido y asesinado a su novia.

La víctima dio a conocer que, tres agentes de la policía estatal lo trasladaron a las oficinas de esa corporación donde lo pusieron de rodillas, le colocaron una bolsa de plástico en la cabeza y lo golpearon en el estómago al momento en que era interrogado sobre  su novia, indicándole que él la había matado; después de dos horas se presentaron agentes de la Policía Ministerial, quienes también lo golpearon en el estómago.

El denunciante señaló que en las oficinas de la Policía Ministerial le vendaron los ojos, sujetaron sus manos y lo colocaron en el piso boca arriba, mientras que un agente ministerial lo golpeaba incesantemente en el abdomen, dejándole caer la rodilla, para evitar que pudiera respirar.

Inmediatamente después le taparon la boca y le echaron agua por la nariz, para poder asfixiarlo. En su testimonio, también señaló que le dieron descargas eléctricas en tobillos, abdomen y muslos, al tiempo que era interrogado sobre la privación de la vida de su novia, comenta Vidal.

A su vez, la víctima dio a conocer que poco después lo llevaron a un predio en la comunidad de Totolteo en el municipio de San Martín Chalchicuautla, ahí le aplicaron nuevamente tortura física, lo pusieron de rodillas y comenzaron a darle golpes en el estómago, le colocaron un arma en la boca y le daban patadas en todo el cuerpo. Todo el tiempo le repitieron que debía declararse culpable o todas la violencia ejercida contra él se repetiría, poco después lo llevaron a declarar ante la Agente del Ministerio Público, aunque no dieron paso a su declaración.

Al siguiente día le vendaron los ojos y lo colocaron en el piso boca arriba, un agente ministerial se subió encima y en dos o tres ocasiones le arrojaron agua a la nariz para intentar sofocarlo, “mientras le indicaban que debía declarar que era culpable del feminicidio, ya que de lo contrario iban a ir por su padre”, por lo que aceptó declararse culpable y firmó unas hojas.

“Al presunto culpable le tomaron la declaración con toda la violencia más que evidente, la cual no podía esconderse de ninguna manera, al juez no le importó, porque sí lo vio, los médicos legistas lo examinaron, pero tampoco fue ‘problema’. Estamos enfrentándonos a un acto naturalizado de violencia como manera de conseguir culpables, una práctica bastante común de las Fuerzas Armadas, todas aquellas de seguridad, solapadas por los altos mandos, con una atmósfera de impunidad dominante”, comenta el especialista.

z1 (1)

A su vez menciona que otro de los casos, que ya tiene una recomendación, sucedió en Chiquitenco, Tampamolón Corona, donde dos hombres fueron golpeados severamente con tablas en todo el cuerpo, por parte de policías estatales que tenían la intensión de involucrarlos como responsables de la desaparición de otro elemento policíaco.

“Una más aconteció en Xilitla, un acto de tortura que produjo la más reciente muerte violenta de 2015, en dicho episodio están involucrados agentes municipales, donde el documento realizado por la CEDH, ha descrito que los elementos arrojaron a al víctima a un barranco luego que éste se negó a detenerse cuando le marcaron el alto. Antes fue perseguido hasta su domicilio, de donde lo sacaron y ejercieron sobre él violencia física, para después ser aventado a un despeñadero.

Bien por la recomendación pero los elementos debería estar ya pagando por el hecho, sin embargo todo se resume a recomendaciones que no garantizan justicia para nadie. Los casos aumentan,  a la tortura policíaca no se le ha prestado la atención urgente que requiere, es por ello que a diario cualquiera puede ser la siguiente víctima, sin un mínimo de justicia, pero con altas probabilidades de muertes violentas”, afirma Vidal.

myaconventas

Deja un comentario
Te puede interesar
Lo más reciente
tenemos una cita
Suscríbete
Recibe nuestras más recientes noticias vía E-mail.