menú del día
Home / , / Tardío, interés del Legislativo sobre Tajamar; exigen a Semarnat hacer pública manifestación de impacto ambiental presentada por Fonatur
Tardío, interés del Legislativo sobre Tajamar; exigen a Semarnat hacer pública manifestación de impacto ambiental presentada por Fonatur
Por:  / 29 enero, 2016
Comparte

myaconventas

Tarde. Muy tarde llegó el interés del Legislativo por los temas ambientales y en particular por la destrucción del manglar de Tajamar, en Cancún, Quintana Roo, a pesar de que desde hace años los vecinos del lugar, organizados en colectivos y asociaciones civiles, vienen denunciando el peligro que corría esta reserva frente a inmobiliarias que buscaban arrancarla de raíz para “aprovechar” el terreno.

Ya arrasadas las 57 hectáreas para levantar un complejo turístico que incluye condominios de lujo -a los que por supuesto, los lugareños no tendrán acceso- y luego del generalizado descontento social que el hecho generó, la élite política se dignó a voltear los ojos a la península.

En su último día de sesiones, la Comisión Permanente del Congreso de la Unión aprobó solicitar a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) que haga pública la manifestación de impacto ambiental presentada por el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) para conseguir los permisos de construcción en el malecón de Tajamar.

Ante las denuncias sobre el exterminio de flora y fauna protegida, los legisladores solicitaron información de las medidas de rescate y protección que la dependencia federal tendría que haber implementado antes de permitir la entrada de maquinaria pesada que arrasó con el lugar la madrugada del pasado 16 de enero. Algunos ambientalistas afirman que la región afectada podría regenerarse si se le tienen los cuidados necesarios, pero no antes de 30 años.

En la zona ahora devastada habitaban alrededor de cien especies, 13 de ellas protegidas bajo la Norma Oficial Mexicana 59, pensada para salvaguardar a las especies nativas de nuestro país; por ejemplo: el cocodrilo moreletti -cuyo estatus es de ‘sujeto a protección especial’- y 44 especies de aves nativas y migratorias.

Depredación en Quintana Roo, no sólo ambiental…

Durante la discusión del tema, el diputado de Movimiento Ciudadano (MC), Macedonio Tamez Guajardo, afirmó que los sucesos de Tajamar son un atentado contra el principio de solidaridad, pero reflejan a la perfección la depredación que ha sufrido la entidad, pues su mandatario, el priista Roberto Borge, ha sido señalado de implementar una política de despojo, en favor de inmobiliarias del norte del país con quienes sostendría millonarios negocios.

Norma Xochitl Hernández, diputada federal de Morena, criticó que el dictamen –y por tanto la postura del Legislativo en el tema- haya sido “muy corto” ante el ecocidio que se vivió en la zona y que calificó como una falta de respeto a la madre tierra.

“El asombro y la indignación crece cuando vemos que en esta irracional destrucción, participaron funcionarios de instituciones locales y federales, desde el ayuntamiento de Benito Juárez, Quintana Roo, la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, además del Fondo Nacional de Fomento al Turismo, esta última institución federal, autora material del ecocidio”, detalló Hernández.

La legisladora agregó que es inaceptable que los funcionarios federales traten de justificar su actuación, argumentando que la reforma a la Ley General de Vida Silvestre vigente -que protege a los manglares- fue promulgada con fecha posterior a que la Semarnat otorgara los permisos de construcción.

Su homóloga del PRD, Araceli Saucedo Reyes, calificó el dictamen de “insuficiente” y adelantó que en su grupo parlamentario “estamos explorando la posibilidad de impulsar un juicio político contra los funcionarios involucrados en este crimen a la naturaleza” y reprochó que el Fonatur vendiera terrenos para la especulación inmobiliaria cuando sabía que existían restricciones al respecto.

El PAN, en voz del diputado Juan Pablo Piña, recordó que los manglares gozan de un esquema jurídico de especial protección nacional e internacional que imponen obligaciones específicas al Estado mexicano; no obstante, “las autoridades locales y federales dieron prevalencia al potencial desarrollo económico y no al de la comunidad”, dijo.

El legislador advirtió que existen recursos legales para detener el ecocidio sin tener que pagar indemnizaciones millonarias; por ejemplo, un juicio de lesividad, bajo el argumento de que la manifestación de impacto ambiental se trata de un derecho precario.

“Es la figura jurídica que los tribunales mexicanos resumen como aquella que tiene una vigencia y se adapta a las necesidades colectivas imperantes en diferentes condiciones y tiempos, por lo tanto puede ser sujeta de revocación”, explicó.

Sin vergüenzas…

El senador por el PVEM, Jorge Aréchiga Ávila, intentó subirse al tema al afirmar que “Tajamar es un ejemplo de la unidad social y parlamentaria que debemos continuar en este Congreso”; sin embargo, hace algunos días, integrantes de la organización “Guardianes del Manglar” corrieron a legisladores de dicho partido político –entre ellos al coordinador del Verde en San Lázaro, Jesús Sesma- que se acercaron a la zona para “protestar” por la devastación del lugar.

Los vecinos de la comunidad recriminaron a los políticos el oportunismo de su aparición y denunciaron que sólo querían “tomarse la foto”. “Están burlándose de nosotros”, dijo una de las activistas que propaganda en mano, exigió el retiro de los verdes luego de llamarlos “hipócritas”.

“Como legisladores debemos generar las herramientas necesarias para lograr la protección de nuestros recursos naturales”, dijo Aréchiga; sin embargo, desde 2007 se modificó la ley para proteger los ecosistemas del manglar y prohibir cualquier obra o actividad que afecte la integridad del flujo hídrico del mismo.

“Confiamos que las autoridades competentes resolverán con estricto apego a derecho y que el interés general de proteger el ambiente de nuestros recursos naturales será cabalmente respetado”, remató el representante del Verde Ecologista.

Raúl Aarón Pozos, senador del PRI, sostuvo que “en el Grupo Parlamentario del PRI, reprobamos cualquier acción que vulnere nuestro entorno y que ponga en peligro los recursos naturales…pedimos a las autoridades correspondientes para que determinen si existen responsabilidades administrativas y, en su caso, determinen también las sanciones administrativas correspondientes”; sin embargo, a pesar de los discursos, la administración federal encabezada por Peña Nieto, lleva días tratando de deslindarse –y deslindar a los funcionarios de Semarnat y Fonatur- de las responsabilidades que sobre el tema tiene.

myaconventas

Deja un comentario
Te puede interesar
Lo más reciente
tenemos una cita
Suscríbete
Recibe nuestras más recientes noticias vía E-mail.